Con patrullaje, ayuda de vecinos y cartelería, el municipio sigue trabajando para frenar el robo de animales

El robo de animales no es nuevo, y tampoco privativo de esta parte de la provincia de Córdoba. Es algo que preocupa y mucho; y por eso el municipio decidió tomar cartas en el asunto y trabajar en la prevención como una manera de colaborar con la Policía y por supuesto con las y los vecinos de nuestra localidad.

Como parte de las acciones para mitigar esta problemática se creó la Patrulla Rural y se dispusieron una serie de carteles en zonas neurálgicas para dar a conocer que en esos sectores se trabaja monitoreando el lugar.

“El robo de caballos viene desarrollándose hace muchos años en la región y en toda Córdoba. El año pasado tuvimos varios hechos y por eso decidimos armar con la municipalidad un grupo de personas con contacto telefónico permanente que saliera a patrullar, como si fuera una Patrulla Rural, y la Policía también se sumó a este grupo”, contó sobre los inicios de esta iniciativa el veterinario Rosendo Ríos, que además es concejal en nuestra localidad.

De esta manera comenzó a ponerse en funcionamiento la Patrulla Rural municipal en sectores más vulnerables a estos hechos delictivos.

“Se sabe que cada vez que roban, piden rescate porque sabemos que es difícil comercializarlos”, reflexiona Ríos y recuerda que este sábado robaron caballos en Anisacate y la zona del Aeroclub de Alta Gracia, y “gracias al patrullaje que se fue haciendo junto con la Patrulla Rural de la Policía se logró detectarlos. Los habían dejado en una zona de la ruta 36, llegando a Córdoba, así que se pudieron recuperar siete de los ocho robados”, manifestó.

Cabe destacar que la prevención es una herramienta muy importante a la hora de evitar los hechos delictivos.